El acto proyectual de los archivos

Publicado el: 13/01/2008 / Leido: 11079 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Nos ofrece el autor un interesante y variado cúmulo de reflexiones sobre el pasado, realidad y devenir de los archivos, que lo conducen al cuestionamiento de la abusiva sistematización técnica imperante en las actuales metodologías de trabajo.
Estas elucubraciones nos transportan al reconocimiento de los antecedentes más remotos de los vocablos y de los conceptos o ideas que aquellos comprenden"de los cuales nos servimos hoy en la labor diaria" desde ellos se desintegra la tarea concreta, tal como se ofrece en la formación archivística tradicional, tanto sistematizada como práctica, formulándole una crítica a la excesiva mecanización e imitación.
Nos muestra facetas ricas y propias, inferibles en cada realidad archivística y documental, a partir de las que debemos, necesariamente reflexionar sobre nuestro quehacer, movilizándonos a realizarlo a partir de una mirada más inquisitiva"cargada de interrogantes", hacia nuestro objeto de trabajo, para descubrir su individualidad y su particular inserción en el modo de ser y de pensar en el tiempo histórico que le dio origen.
También, a partir de su lectura, nos dispone a un ejercicio de la Archivística en libertad, sin aferrarnos a esquemas técnicos, nos propone una actitud creativa en función de la singularidad de los documentos así como de la personalidad del archivo en la cual están inmersos, y, por fin, nos conmina a afrontar responsablemente el compromiso vital de los archivos con el futuro.
Se trata el presente de un aporte motivador y cuestionador del presente archivológico, muy oportuno para la actualidad en transformación continua que nos involucra, que busca recategorizar la disciplina y redimensionarla en la consideración de sus propios ejecutores.

Lic. Ana María Cecchini de Dallo
Directora General
Archivo General de la Provincia de Santa Fe

Víctor Hugo Arévalo Jordán

[IMAGEN01]

Víctor Hugo Arévalo Jordán

(FRAGMENTO)
Todas las instituciones requieren de información permanente, este concepto es entendido en todos los niveles de las organizaciones. El almacenamiento de la información en los sistemas de archivos, es consecuencia lógica de este entendimiento. Entendimiento y consecuencia, se tornan perjudiciales si no se estudia como una problemática completa y global en la gestión institucional. La información, fijada primero sobre soportes de uso administrativo, y luego conservada en los archivos de las instituciones, erróneamente no se traduce como recurso de conocimiento.
Las distintas consideraciones que se tienen sobre la administración de documentos, carecen de espontaneidad y relativa facilidad sobre temas de recuperación de información y actualización. Ignorar este hecho lleva a situaciones económicas desfavorables, lamentablemente no perceptibles por los medios tradicionales de contabilidad y administración.
Administración, organización e información, son tópicos inaprensibles por su naturaleza dimensional e intangible. No obstante, es necesario considerarlos en primera instancia, sobre todo cuando se trata de investigaciones actuales sobre eficiencia institucional.
Paradójicamente, el desarrollo de la tecnología agrega otro aspecto negativo, consistente en el detenimiento sobre detalles secundarios, que encubren problemas de fondo no identificables en primera instancia.
La comprensión de la conducta de la información y de los documentos de distinta clase, corre el riesgo de estar confundida en esquemas simplificadores de la organización.
El advenimiento del desmesurado desarrollo tecnológico nos lleva a esquemas informáticos simplistas, que no son una solución adecuada para organizar los sistemas de información.
La Archivología nace como una necesidad de sistematizar y establecer un orden, sobre los documentos producidos por las instituciones y el quehacer humano. Los archivos, denominados también tesoros en la antigüedad, fueron las primeras instituciones que conservaron y resguardaron los derechos adquiridos.
La historia del archivo, íntimamente ligada a la historia del documento y de la escritura, nos demuestra que en la antigüedad fue un privilegio real y sacerdotal. En la Edad Media los archivos pertenecían casi exclusivamente a los conventos y a los señores feudales.
Prestamos especial atención a la Edad Moderna, por ser la época en que se asientan los conocimientos, gracias a la aparición de la imprenta, fenómeno que divide definitivamente las funciones del bibliotecario y del archivero, lo cual permite afrontar las tareas y especialización del quehacer archivístico.
La Archivología contemporánea dicta las normas para la organización científica de los archivos y sus documentos, transformándose así, en un complejo cuerpo de conocimientos englobados en su carácter científico.
Como consecuencia de este desarrollo, se fundaron escuelas de Archivología de un nivel superior e ingresaron en el campo laboral los archiveros diplomados, con la misión de servir y salvaguardar los documentos que constituyen el patrimonio documental. Y no se limita ahí.
Consideremos también que la explosión documental es una realidad, lo cual permite el desarrollo de nuevos soportes, nuevas formas de transmisión de la información, modificándose inclusive, los tiempos reales.

Para poder adquirir alguna de las publicaciones que promocione MundoArchivistico.com, se debe seguir los siguientes pasos:

  1. Registrar tus datos personales.

    Los datos mínimos para la compra son: nombre y apellido completo, tipo y número de documento de identidad, dirección de correo electrónico y domicilio de residencia. Este último dato, debe estar en forma clara, de acuerdo a la modalidad local, para el envió del ejemplar solicitado.

    Si ya es un usuario registrado en MundoArchivistico.com [ iniciar sesión ]

     

    Comprar "El acto proyectual de los archivos"

     

  2. Realizar depósito o transferencia bancaria.

    Los depósitos se efectuaran a nombre de Víctor Hugo Arévalo Jordán, por monto correspondiente a la siguiente cuenta:

    NUEVO BANCO DE SANTA FE S.A.
    Sucursal: 503. Caja de Ahorro.
    Número de Cuenta: 503005080200
    Número de CBU: 3300503225030050802003

    Una vez realizado el depósito, se debe enviar por correo electrónico el número del talón del depósito, a la dirección info@mundoarchivistico.com.

  3. Recibir confirmación de cobro y notificación de envio.

    Una vez que los datos personales y el depósito hayan sido verificados, usted recibirá, en la dirección de correo electrónico suministrado en su registración, la confirmación de cobro y la notificación de envio del ejemplar solicitado, a la dirección o domicilio suministrado en su registración.

 

ACLARACIONES: MundoArchivistico.com no se hace responsable por un mal proceder en los procedimientos de compra y/o depósito por parte del usuario.

Publicado el: 13/01/2008 / Leido: 11079 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios