El Archivo Provincial custodia documentos que recorren el pasado de Málaga

Publicado el: 08/12/2009 / Leido: 4204 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

El Archivo Provincial custodia  documentos que recorren el pasado de Málaga

Autor: REGINA SOTORRÍO 
     
     Los 17 kilómetros -a lo largo y alto- que ocupan los millones de papeles que custodia el organismo  viajan por ocho siglos de evolución de Málaga.

Y los papeles hablan. Cada pergamino, folio, fotografía y -ahora- material informático permite trazar un perfil de la persona que lo protagoniza, conocer su época o retroceder al lugar de los hechos. «Nos encontramos con casos tremendos», explica Esther Cruces, directora del Archivo Histórico Provincial. En los dos sentidos: algunos se quedan en simples anécdotas curiosas e incluso graciosas; con otros se tuerce la sonrisa ante las desigualdades de la Edad Moderna, las injusticias de la Guerra Civil, o las diferencias de género de no hace tanto tiempo.

Aunque acostumbrado, el archivero no puede evitar una mueca de enfado cuando se enfrenta a un documento de compra-venta de un esclavo niño en el siglo XVI en Málaga. «Te toca la fibra sensible porque, además, son muy descriptivos. Al no haber fotografías tienen que decir el color de la piel, del pelo... parece que tienes al pequeño delante», cuenta Cruces, que recuerda que el comercio de esclavos en España se mantuvo hasta bien entrado el siglo XVIII, «y Málaga era un punto estratégico por su Puerto».

El manuscrito forma parte de los documentos notariales de la provincia que se almacenan en el archivo desde el siglo XV hasta hoy. Aquí se incluyen dotes, contratos de aprendizaje, creación de sociedades y testamentos, entre otros testigos del pasado. Las últimas voluntades de personajes ilustres, como Larios, Torrijos y Pedro de Mena, comparten espacio con las cesiones de malagueños anónimos, pero pudientes. «Por la Escribanía Pública iban aquellos que tenían dinero, algo que dejar».

Al Archivo Histórico también van a parar sentencias y expedientes de todos los órganos judiciales, entre ellos juzgados ya desaparecidos. Es el caso del de Vagos y Maleantes, con documentación desde 1945 a 1971. A través de él, se «perseguía cualquier incorrección de la norma -como orinar en la calle- pero se camuflaban muchos asuntos políticos».

Más Información

Publicado el: 08/12/2009 / Leido: 4204 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios