Alocución del Obispo en la Inauguración del Archivo Diocesano

Publicado el: 31/03/2012 / Leido: 5083 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Alocución del Obispo en la Inauguración del Archivo Diocesano

Fuente: http://www.almeria24h.com

Ilustrísimos Señores Vicarios,
Ilustrísimas Autoridades,
Ilustrísimo Sr. Presidente de Unicaja
Ministros de Curia y Archiveros diocesano y catedralicio,
Señoras y Señores:

Es una gran satisfacción para mí poder inaugurar hoy estas nuevas instalaciones del Archivo Diocesano, en un edificio tan emblemático, entre las edificaciones del siglo XIX en Almería, como el Palacio Episcopal. Aquí se instalaron en los años setenta los estantes y el modesto armariaje que ampliaba la capacidad de asiento de la documentación del Archivo de la Iglesia de Almería, notablemente dispersa hasta entonces, a excepción del fondo histórico del Archivo Catedralicio. Su estado y precariedad, sin embargo, ponían en riesgo la custodia y perduración de tan importante fondo histórico.

La nueva legislación de la Iglesia sobre Archivos y la legislación civil actual, así como la normativa sobre protección de datos exigían un proyecto que emprendimos con entusiasmo. Hoy este proyecto se ha hecho realidad en estas modernas instalaciones, que han sido posibles gracias a la Obra Social de Unicaja, cuyo Presidente, Don Braulio Medel Cámara, nos honra con su presencia. Desde que el Montepío de la diócesis de Almería se integró en Unicaja, la diócesis de Almería ha unido muchos de sus proyectos de alcance social y cultural a la colaboración generosa de Unicaja con estos proyectos diocesanos que promueven bienestar social y cultura, incluso en estos difíciles momentos de crisis económica.

Se ha dicho con razón que esta crisis tiene no sólo razones de orden económico o social sino asimismo de orden moral. El papa Benedicto XVI en su Carta encíclica sobre el desarrollo integral en la caridad y en la verdad Caritas in veritate, de 2009 decía a este propósito lo siguiente:

«En efecto, la economía y las finanzas, al ser instrumentos, pueden ser mal utilizados cuando quien los gestiona tiene sólo referencias egoístas. De esta forma, se puede llegar a transformar medios de por sí buenos en perniciosos. Lo que produce estas consecuencias es la razón oscurecida del hombre, no el medio en cuanto tal. Por eso, no se deben hacer reproches al medio o instrumento, sino al hombre, a su conciencia moral y a su responsabilidad personal y social.

La doctrina social de la Iglesia sostiene que se pueden vivir relaciones auténticamente humanas, de amistad y de sociabilidad, de solidaridad y de reciprocidad, también dentro de la actividad económica y no solamente fuera o"después" de ella. El sector económico no es ni éticamente ni inhumano o antisocial por naturaleza. Es una actividad del hombre y, precisamente porque es humana, debe ser articulada e institucionalizada éticamente» (n.36.

Estas palabras de Benedicto XVI ponen de actualidad la finalidad humana de la economía y de las finanzas, cuyos beneficios deben redundar en la humanización de la vida humana y en su desarrollo moral y perfeccionamiento espiritual. La crisis económica y social que padecemos evidencia la crisis misma de un sistema de valores materialista, que nos devuelve de bruces contra la contundente realidad de la miseria humana. Por eso, al inaugurar hoy las instalaciones del nuevo Archivo Diocesano, en la planta baja de este Palacio Episcopal, sede asimismo principal de la Curia y residencia episcopal, permítanme que ponga énfasis particular en la acción religiosa de la Iglesia como fuente de una ordenación de la vida humana regida por valores morales, que tiene su reflejo en la historia misma de la Iglesia, con sus altos y bajos, pero siempre una historia ineludiblemente confrontada con la tradición de fe de la Iglsia, de la que dan testimonio los textos fundacionales del cristianismo: los evangelios y los escritos apostólicos del Nuevo Testamento, seguidos del caudal literario a que ha dado lugar desde los orígenes la predicación, la catequesis y la obra de educación e instrucción cristiana de los pueblos por parte de la Iglesia.

Estas instalaciones están destinadas a contener los libros sacramentales de la diócesis, tan extensa como al provincia almeriense desde los últimos años cincuenta, ya que a la primitiva diócesis, restaurada tras la reposición histórica de la cristiandad, se agregaron territorios de la provincia que estuvieron durante siglos incorporados a la archidiócesis de Granada y a las diócesis de Murcia y de Guadix. En los libros sacramentales se halla la crónica poblacional de estas tierras, que tiene en los libros de apeo, algunos de los cuales se custodian en el Archivo Diocesano el correlato histórico de su ubicación territorial.

Los libros sacramentales dan testimonio, además de la práctica de la fe, tan extensa como la sociedad misma, no sólo de la estadística poblacional sino de la calidad de la vida, por el efecto de su duración constatada en los libros de defunciones, que dan cuenta, a su vez, del acoso de la enfermedad, la mortandad infantil y la ventura de la ancianidad. Con todo, estos libros son testimonio principal de las convicciones religiosas determinantes de nuestras raíces históricas y de la tradición cristiana de nuestra sociedad.

A estos libros hay que agregar la biblioteca histórica episcopal, donde se recogen no sólo los legados bibliográficos de los Obispos, la mayoría de los cuales se hallan incorporados a la biblioteca del Seminario Conciliar, igual que los libros de orientación canónica y pastoral, particularmente los sermonarios y los libros de moral y los libros litúrgicos. No obstante, en estas instalaciones pensamos incorporar parte del fondo de la biblioteca episcopal histórica, lo que requerirá un trabajo no desdeñable, en un proyecto global de ordenación de bibliotecas que los Obispos de la Provincia eclesiástica de Granada ambicionamos realizar como coordinación de todas nuestras bibliotecas diocesanas, que tanto esfuerzo y cuidado requieren.

El Archivo Diocesano cuenta con dos secciones de acceso más restringido, conforme a la normativa canónica y la legislación civil vigente: la documentación contemporánea de duración no superior a los cien años asentada durante un período de cinco años en los archivos de departamento y Cancillería, salvo la documentación especial como la propia del Tribunal Eclesiástico.

Se trata de una documentación importante generada por las Vicarías y las Delegaciones episcopales, los secretariados diocesanos y las oficinas del Obispado. En esta documentación se refleja la intensa vida de la Iglesia Católica y su presencia en al sociedad, los servicios que presta a la sociedad mediante la acción caritativa y social, la educación y la custodia y preservación del patrimonio histórico-artístico. A esta documentación hay que añadir la documentación que se halla canónicamente protegida y la que no puede ser accesible a la información general en razón de la normativa civil de protección de datos personales.

El trabajo que requerirá la plena ordenación de todos estos fondos, además de la ordenación del fondo histórico documental y bibliográfico, no será ciertamente poco; pero, dicho con modestia y humildad, la conservación de tan importante complejo documental y bibliográfico será de agradecer a la cuidadosa y paciente labor de la Iglesia, bien acreditada.

En la medida en que vayamos avanzando en esta ordenación será más ágil y mayor el volumen del fondo a disposición de la información en general, y de la investigación histórica en particular. Por eso, junto a los fondos conservados, se ha instalado una sala de investigadores para el trabajo científico. Esta sala, modesta pero suficiente para el trabajo de investigación forma parte de las piezas auxiliares al servicio de los fondos del Archivo, que cuenta así con salas de entrada, de desinfección y desinsectación, además de la dirección y oficina del Archivero Diocesano.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la labor de este Archivo se ha de conjugar con al labor del Archivo Catedralicio, que contiene importante documentación de la historia del Obispado de Almería, de sus Obispos y de la actividad capitular del Cabildo Catedral. Esperamos que en un futuro no lejano el Archivo de la Catedral, hoy ubicado en instalaciones muy precarias, pueda asimismo habilitar espacios adecuados para su labor.

Me complace, por lo demás anunciar que acaba de salir a la luz la edición de la nueva «Normativa sobre archivos de la Iglesia», al servicio de la custodia y conservación y regulación del acceso a los fondos de los archivos diocesanos. La edición, que aparece en las"Publicaciones del Obispado de Almería", corresponde al número 13 de la colección de textos legislativos. En ella se recogen los decretos que la sancionan de la Provincia eclesiástica y del Obispo diocesano; unas «Orientaciones acerca de los libros sacramentales parroquiales», de la Conferencia Episcopal Española; el «Reglamento marco de los archivos de la Iglesia en Andalucía», aprobado por los Obispos del Sur de España; las «Normas complementarias sobre archivos parroquiales y de funcionamiento en las salas de consulta», aprobadas por los Obispos de la Provincia eclesiástica de Granada; y la «Normativa para la aplicación en la diócesis de Almería de los documentos sobre archivos de la Conferencia Episcopal Española, de la Asamblea de Obispos del Sur de España y de la Provincia eclesiástica de Granada».

Esta última normativa ha sido puesta en vigor por decreto episcopal el pasado 16 de febrero, con la esperanza de que sirva al mejor acceso a los archivos de la Iglesia en neutra diócesis. De estos archivos forman parte como secciones propias los archivos parroquiales, sometidos a las normas que se recogen en esta edición que presento, en la cual se tiene en cuenta la legislación canónica y la civil.

Quiero agradecer una vez más la presencia de todos Ustedes en este acto y manifestar de nuevo mi satisfacción por ver terminada la rehabilitación de esta planta baja del Palacio Episcopal y en ella ubicado el Archivo Diocesano. Muchas gracias a todos.
+ Adolfo González Montes
Obispo de Almería

Publicado el: 31/03/2012 / Leido: 5083 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios