En busca de las raíces del linaje

Publicado el: 04/02/2012 / Leido: 4977 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

En busca de las raíces del linaje

Fuente: http://www.farodevigo.es/

Los archivos diocesanos de Tui-Vigo y Ourense suman 2.000 visitas anuales, la mayoría para conocer su pasado

Hacer la genealogía de un linaje puede resultar una aventura fascinante y además despierta la curiosidad histórica. La mayoría de las personas que deciden retroceder en el tiempo a través de sus raíces, terminan indagando en el contexto histórico de sus ancestros. Se trata de una labor que requiere tiempo, pero que cada vez acomenten más ciudadanos. Solo los archivos de las diócesis de Tui-Vigo y Ourense suman unas 2.000 visitas anuales, la mayoría de ellas de personas que están interesadas en completar el árbol genealógico de la familia.

No solo quienes tienen un título nobiliario o son de origen hidalgo indagan en sus raíces familiares. Es más, en los últimos años, quienes consultan los archivos eclesiásticos civiles son personas que nada tienen que ver con la nobleza, según Carlos Acuña, presidente de la Asociación de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria de Galicia. "Quienes tienen títulos nobiliarios ya conocen el origen de su linaje. Es la gente que no los tiene la que más acude a la asociación para asesorarse de los pasos que debe de seguir para hacer su árbol genealógico", explica. Indagar en las raíces depara siempre alguna sorpresa a los investigadores porque en muchos documentos se constatan aspectos como la profesión y tampoco es raro encontrar que en algún momento de la historia, una de las ramas familiares entronca con algún apellido de la baja hidalguía o alguna casa importante.
Para Acuña, el interés por la historia familiar responde a la necesidad del ser humano por conocer sus raíces. "Con la herencia familiar nos sucede algo parecido que con nuestro idioma, que defendemos porque lo sentimos como propio. Queremos saber quiénes somos y de dónde venimos. El saber es algo innato en el ser humano", argumenta.
Según el presidente de esta asociación, fundada en 2001, quien empieza una investigación genealógica siempre quiere ir más allá en el tiempo:"Hay muchos que empiezan con su familia y después investiga la de otros. Y además, terminan estudiando también el contexto histórico: qué pasaba en ese momento, quién gobernaba, cómo vivían...". Quien lo desee, además, tiene la posibilidad de publicar su investigación en la revista anual de la asociación. El único requisito: hacerse socio. ¿El coste? Veinte euros al años. "Todos los años publicamos una veintena de investigaciones en nuestro boletín y consultas recibimos todos los días", dice.
La partida de bautismo o de nacimiento de los padres es un buen punto de partida para comenzar a construir el árbol genealógico, ya que en este documento aporta, además de los datos del bautizado, los de sus padres y los cuatro abuelos. A partir de aquí, solo hay que ir buscando las partidas de nacimiento de cada uno de los familiares. Las actas matrimoniales son también otra valiosa fuente de información, así como otros documentos, como partidas de defunción, testamentos y escrituras. Hasta 1870, esta información se puede obtener tanto en los registros civiles como en los eclesiásticos. Sin embargo, para consultar datos de personas en fechas anteriores a la creación de los registros civiles hay que acudir a las parroquias, que desde 1563 tienen la obligación de llevar estos registros, y que se conservan en los archivos diocesanos.
El de la diócesis de Tui-Vigo, sin embargo, conserva una más antigua aún. "La más antigua que se conserva data de 1541 y es una partida de casados. Todos los archivos de las parroquiales con más de cien años están en el archivo", explica el canónigo archivero de la diócesis de Tui-Vigo, Avelino Bouzón. El sacerdote reconoce que no podría decir cuántos volúmenes guardan las estanterías del archivo, aunque calcula que poniéndolos en línea recta, ocuparían dos kilómetros.
Bouzón atiende entre 40 y 50 peticiones"presenciales, telefónicas y vía correo electrónico" cada semana de profesores, investigadores de la universidad e interesados en la genealogía familiar. "Las administraciones tendrían que preocuparse por estos archivos, que son propiedad de la Iglesia, también son un patrimonio histórico común. Aunque el archivo está muy bien conservado, habría que digitalizarlo porque el papel, aunque esté en las condiciones idónea, termina deteriorándose. Sería una forma de garantizar su conservación", añade.
Tanto el canónigo archivero de Tui-Vigo como el de la diócesis de Ourense, Miguel Ángel gonzález, reconocen que en los últimos tres años, la afluencia de peticiones de partidas de bautismo se han disparado, aunque el motivo no es el creciente interés por la genealogía, sino la Ley de Memoria Histórica, que ampliaba la posibilidad de acceder a la nacionalidad española por un periodo de dos años a partir de su entrada en vigor, en 2008. "Interés por los orígenes familiares ha habido siempre. Por aquí pasan al año casi mil personas y el 85% viene para hacer su árbol genealógico. La aglomeración de peticiones es por personas, mayoritariamente de Iberoamérica, que necesitaban acreditar su origen gallego para solicitar la doble nacionalidad", afirma González

Publicado el: 04/02/2012 / Leido: 4977 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios