La cadena de preservación de los documentos de archivo digitales y su presencia en la legislación nacional

Publicado el: 12/10/2019 / Leido: 88 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

La cadena de preservación de los documentos de archivo digitales y su presencia en la legislación nacional

Sandra Mendez

UADER, Facultad de Ciencias de la Gestión

Profesor Manuel Demonte Vitali 2328 3100, Paraná, Entre Ríos, Argentina

3434269187, 343154488412

sanmendez02@gmail.com


 

Resumen:

Con el propósito de modernizar el Estado a partir del 2015 se legisla e impulsa la utilización de sistemas electrónicos para la gestión administrativa. La regulación se centró en la generación de documentos digitales promoviendo el uso de herramientas tecnológicas, pero únicamente en lo que respecta a los primeros estadios del ciclo vital de los documentos, sin tener en cuenta que tanto la obsolescencia del hardware como del software, como así también de soportes, atentan a la preservación de los documentos. Alarma el vacío en la normativa actual, por lo que se indagó sobre los aspectos que avalan el respeto de la Cadena de Preservación de los documentos de archivo digitales incluidos en la nueva legislación nacional lo que es garantía de la conservación a largo plazo.

En esta ponencia se presentan algunos de los resultados obtenidos del estudio de la legislación en el período 2001-2017 de creación, almacenamiento, digitalización y conservación de documentos de archivo digitales, esperando describir sus principales características.

Palabras clave: cadena de preservación, legislación

Introducción

El desarrollo continuo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, desde el siglo XX a la actual sociedad del conocimiento en las que se las utiliza en forma masiva, la información se produce y/o se convierte a formato digital y, para poder recuperarla se requiere de dispositivos electrónicos. Esto trae consigo algunos beneficios, como por ejemplo, el poder acceder a la información de manera remota y por parte de varios usuarios a la vez, la posibilidad de acumular gran cantidad de información en compactos dispositivos de almacenamiento, y para los gobiernos y administraciones la posibilidad de divulgar sus acciones, acercarse a los usuarios, entre otros. Ante el mencionado escenario, la legislación nacional impulsa el uso de sistemas electrónicos de gestión de documentos administrativos y promueve la utilización de herramientas tecnológicas para su producción y administración.

En observancia de la continua normativa en materia de producción documental digital, la que se inició en el año 2001 al sancionarse la Ley Nacional N° 25506 de firma digital, se revisó exhaustivamente a la misma a fin de indagar sobre los aspectos comprendidos en la legislación nacional sobre documentación digital, y que garantizan la Cadena de Preservación y su conservación a largo plazo manteniendo su autenticidad, en todo el ciclo vital del documento de archivo digital.

Esta presentación se focaliza en la Cadena de Preservación de documentos de archivo digitales y su presencia en el encuadre jurídico nacional como requisito ineludible de la conservación a largo plazo de estos documentos. Se pretende comunicar los principales hallazgos vinculados con los aspectos que la normativa contempla, como así también los que la legislación excluye, que se vinculan con la mencionada Cadena de Preservación, a fin de recuperar documentos de archivo digitales auténticos. Guarda relación con la Tesis de Licenciatura “Legislación argentina y preservación de documentos de archivo digitales a largo plazo. Un estudio del período 2001- 2017”1.

La investigación se argumentó por el interés en dar continuidad a trabajos de indagación relativos a legislación de documentos generados en soporte digital, y en la necesidad de sensibilizar a la comunidad archivística en lo referente a la preservación a largo plazo de dicha documentación y de la vulnerabilidad del medio digital, tanto por la rapidez del avance de la tecnología y la consiguiente obsolescencia, como por la posibilidad de que se filtren normas que atenten contra el patrimonio documental.

Como antecedente del estudio cabe destacar el trabajo de Szlejcher (2016) que se enfoca en el alcance de la legislación en materia de documentos digitales y que plantea que la preservación digital y la implementación de un marco legal deben ir de la mano debido a la velocidad de los avances tecnológicos.

El trabajo sigue principalmente las líneas teóricas que propone el Proyecto InterPARES (The International Research on Permanent Authentic Records in Electronic Systems), las normas del representante en argentina de ISO, Instituto Argentino de Normalización y Certificación, es decir las IRAM ISO 15489 1 y 2 y la base de datos Multilingüe del Consejo Internacional de Archivos, en los que se identifican claramente los roles estipulados para elaborar políticas de gestión documental, para quienes crean, para quienes se hagan cargo de su mantenimiento y para quienes se responsabilicen de su preservación a largo plazo.

La metodología a partir de los que se obtuvieron los resultados de la investigación se basa en un diseño cualitativo y descriptivo, consta del análisis de fuentes secundarias como lo son las leyes, decretos y resoluciones que regulan la gestión de documentos de archivo en el Estado Nacional y los estándares que garantizan la Cadena de Preservación para poder describirla.

El corpus documental que incluye la indagación surge de la búsqueda en la base de datos legislativos “InfoLEG”, que pertenece al Centro de Documentación e Información del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación. En vista que la legislación nacional es abundante en esta temática, se trabajó con una muestra intencional (no probabilística) conformada por leyes, decretos y resoluciones nacionales que tratan sobre documentación digital2.

La vulnerabilidad del medio en el que se crean, administran, conservan y recuperan los documentos de archivo digitales está dada por la obsolescencia tecnológica, tanto del software como del hardware, además, por el comprimido acopio de cuantioso volumen documental en pequeñas unidades de almacenamiento, en caso de pérdida; asimismo, el riesgo de ser manipulada accidentalmente, o no, por usuarios sin autorización, por ejemplo, por desconocimiento o en caso de ciberataques.

En vista de lo mencionado, existió la preocupación por la preservación a largo plazo del patrimonio digital por parte de organismos a nivel global, por ejemplo, Unesco redactó las “Directrices para la preservación del patrimonio digital” en 2003; el Consejo Internacional de Archivos, por su parte, elaboró en 2005 el texto “Documentos Electrónicos: Manual Para Archiveros” basado en las normas ISO 15489-1 y 2 y teniendo en cuenta el proyecto InterPARES3.

La Cadena de Preservación de documentos de archivo digitales auténticos

La Cadena de Preservación permitirá el acceso a la información de documentos de archivo digitales auténticos y teniendo en cuenta la propuesta teórica del Proyecto InterPARES en: Terminology Database, que sostiene que un aspecto importante en este proceso es el de mantener la Cadena de Preservación la que define como la “Secuencia o sistema de controles que se extiende sobre todo el ciclo de vida de los documentos de archivo para asegurar su identidad e integridad a lo largo del tiempo4”.

El nombre cadena no es un nombre casual, así lo denomina por considerar que está compuesta de “eslabones” que son partícipes importantes dentro del proceso. Aporta, además, una guía que consigna indicaciones para diversos responsables de dicha preservación. Asimismo, InterPARES 2 detalla que entre los aspectos imprescindibles en la sucesión de controles se encuentran la determinación de las políticas, estrategias y metodología, la evaluación de documentos de archivo, la recepción de los documentos que se seleccionan para preservar, su preservación y el acceso a los mismos.

Es decir, esta Cadena debe estar presente desde que se diseñan los procedimientos administrativos que darán origen a los documentos hasta su disposición final. Si bien no están identificadas dichas estrategias como tal, en algunos casos, aparecen diseminadas en la extensa legislación nacional que regula la gestión documental y en otros no.

La definición de políticas, estrategias y metodología

La secuencia de controles que se requieren para garantizar la autenticidad de los documentos de archivo digitales, que debió figurar en la legislación analizada, corresponde que comience cuando los documentos se planifican, en la concepción del procedimiento administrativo que le dará origen, de modo que cuando se necesite recuperar los documentos se pueda verificar dicha autenticidad.

El modelo de Cadena de Preservación, que incluye los procesos, procedimientos, y buenas prácticas de la ciencia archivística, lo desarrolló InterPARES, y propone primeramente la creación de políticas, estrategias y una metodología apropiadas, denominada Marco de Referencia, para poder gestionar documentos de archivo digitales, encausado a lograr la preservación a largo plazo. Esto incluye el establecimiento de objetivos y la delimitación del alcance, por ejemplo, plantea tener en cuenta el perfil de los potenciales usuarios y definir las estrategias de preservación que se utilizarán, para lo que sugiere tener en cuenta, además, lo apuntado por la norma ISO 14721, conocido también como OAIS, por sus siglas en inglés, Open Archival Information System5.

El citado estándar OAIS es un modelo conceptual que detalla las funciones, responsabilidades y la manera en que se debe organizar un sistema que pretenda preservar documentación a largo plazo. Incluye la intervención de distintas funciones y roles específicos en la preservación de documentos; entre los procesos que se estandarizan están: el ingreso de documentación al sistema, su almacenamiento, la gestión de los datos, la administración del archivo, el plan de preservación y el acceso a la información a lo largo del ciclo vital de los documentos6.

La producción de documentos

En la Cadena de Preservación es fundamental cómo se producen los documentos digitales, en tal sentido, InterPARES 2 propuso una serie de preceptos a tener en cuenta para la creación de los mismos. El conjunto de principios que son necesarios para el desarrollo de políticas, estrategias y estándares están especificados para creadores de documentos y, en la mayoría de los casos, tienen una correspondencia con los principios que traza para los preservadores.

En la legislación nacional los documentos digitales surgen con validez probatoria y eficacia jurídica cuando se sanciona la Ley Nacional N° 25506 de 2001 que regula la firma digital e introduce un cambio en el modo de producir documentos en medios electrónicos; en el año 2016, por el Decreto Nacional N° 561 se implementa un sistema informático de gestión documental electrónica, cuya sigla es GDE, el que permite caratular, numerar, seguir y registrar movimientos de las actuaciones y expedientes que se gestionan en todo el sector público nacional, este instrumento legal no menciona la conservación de documentos, es decir se tiene en cuenta solo la primera edad documental.

Posteriormente, por Decreto Nacional N°1131/2016 se obliga a digitalizar documentos y expedientes en soporte papel siguiendo los procedimientos que determine la Secretaría de Modernización Administrativa, con la pérdida de su condición de original e indica, además, que la autoridad competente puede ordenar su destrucción u otro destino (art. 2°).

Otro aspecto importante de la Cadena de Preservación es la adición de metadatos que permitan identificar los documentos de archivo digitales, sus creadores, las funciones que le dan origen, así como una descripción que permita determinar los programas informáticos utilizados, el proceso de evaluación que se efectuó y los permisos de acceso que existan sobre ellos, lo que es esencial para garantizar la autenticidad.

La normativa nacional prevé una muy breve descripción de documentos digitales, por ejemplo, estipuló para su digitalización, de acuerdo a la Resolución E 44/2016 de la Secretaría Administrativa de Modernización que se carguen datos o metadatos, de acuerdo al tipo de documento y según estén predefinidos, sin brindar detalles exhaustivos acerca de los mismos.

En tanto para la identificación de los expedientes electrónicos, entre otros documentos digitales, la Resolución E N° 73/2017 de la mencionada Secretaría, establecen entre otros, la fecha, el número, el tipo, autor entre otros, pero no es suficiente para poder obtener información de otros procesos y procedimientos de la gestión documental, por ejemplo, los referidos a la clasificación documental, a la evaluación, al acceso; tampoco se encontró que se regule sobre los metadatos que permitan conocer las indicaciones para la eliminación.

Igualmente, en una Cadena de Preservación se debe tener en cuenta el software, el hardware y la interoperabilidad, lo que requiere cumplir con ciertos estándares, ya que los documentos se producen con la tecnología disponible en un momento dado. En la normativa que se examinó se pretendió determinar los programas y equipamientos que se utilizarán, tanto para firmar digitalmente los documentos, como para producirlos, intercambiarlos y compartirlos, entre sistemas de gestión documental electrónica (entre distintos organismos) y entre sistemas y el transcurso del tiempo.

Un hallazgo que surge del análisis del corpus legal es que en la regulación del inicio, ordenamiento, registro, circulación de documentos, comunicaciones oficiales y actuaciones administrativas gestionadas por el Sistema de Gestión Documental Electrónica7 no se mencionaron detalles de interoperabilidad, ni de formatos, ni de software. No obstante, se pudo saber por los manuales de usuarios, que los programas utilizados son libres o de código abierto tales como el navegador Mozilla Firefox, el Java y el Adobe Acrobat Reader; pero, para firmarlos con Token se requiere el sistema operativo Microsoft Windows instalado, el cual es propietario.

En la Cadena de Preservación es requisito que se incluyan, los siguientes aspectos: los documentos de archivo digitales deben persistir estables y fijos, ya sea en su forma como en su contenido, esto significa que los datos y el mensaje no se deben alterar, ni modificar. El archivista deberá asesorar para que se produzcan documentos de archivo que mantengan la forma fija, es decir que la apariencia documental sea la misma cada vez que el documento es recuperado, y el contenido estable, en este caso que la información contenida se conserva inalterada.

Asimismo, los procedimientos que darán origen a los documentos de archivo deben mantener los componentes digitales de manera separada y asegurar que podrán enlazarse en el transcurso del tiempo; un ejemplo de ello, son los anexos y enlaces que pueden formar parte de un documento digital. Para poder recuperarlos y, que todos sus componentes se ensamblen es necesario que el preservador asesore al productor en relación a los estándares que se requieren en la elaboración del documento, su interoperabilidad y así garantizar su posterior recuperación.

Igualmente, la tecnología disponible o que se establece para producir y mantener documentos no debe ser un condicionante en la creación y mantenimiento, si, en cambio, debe ser importante considerar las funciones y actividades de las que darán cuenta dichos documentos, es decir, la tecnología debe estar al servicio de la creación de documentos y no inversamente.

Por otro lado, la fiabilidad, la exactitud y la autenticidad de los documentos digitales deben estar garantizadas por las políticas, las estrategias y los estándares que se desarrollen para crear y mantener documentos, el archivista por su parte debe verificar esta autenticidad.

También se debe prever la creación de documentos de archivo que permitan ponderar la fiabilidad, autenticidad y exactitud sin corrupciones, para ello se requiere el uso de sistemas de creación confiables, por sistemas de gestión documental que incluyan los procesos de identificación, clasificación, descripción, evaluación documental, con una tabla de retención y disposición y una tabla de accesos.

Igualmente, las actividades de creación y mantenimiento de documentos deben contener medidas de preservación e incluir la designación de un custodio de confianza, rol que debe cumplir el archivista. En tanto, quien sea responsable de la preservación a largo plazo deberá, además, asesorar sobre la creación y mantenimiento, comprobar la autenticidad de los documentos y es el que producirá copias auténticas.

InterPARES 2 indica que los documentos de archivo digitales que se vinculen a más de una función y/o actividad, deben reflejarse en la carga detallada de los correspondientes metadatos y, en cuanto al derecho a la propiedad intelectual sugiere que sea tenido en cuenta por los productores de documentos, identificado y administrado en los sistemas de creación y conservación documental.

Además, expresa que se deben gestionar con previsiones a los datos sensibles de las personas8, es decir el productor debe identificar y proteger este tipo de información; y cuando se comparten documentos entre diversas jurisdicciones se debe tener en cuenta la legislación vigente de la jurisdicción en la que se crean los documentos.

En razón de lo anterior y luego del análisis de la normativa se infiere que no se contempló incluir en la legislación los aspectos señalados por InterPARES 2 para la creación de documentos, lo que es en cierto modo, garante de la recuperación de los documentos de archivo digitales manteniendo su autenticidad.

El mantenimiento de los documentos

Del mismo modo, la Cadena de Preservación incluye algunas acciones concretas que deberán ejecutarse por parte del archivista que asuma la tutela del patrimonio documental digital, antes que se transfieran para la preservación a largo plazo, en la etapa del mantenimiento o de conservación en los organismos en los que son creados9.

La capacidad de proteger las copias auténticas de documentos digitales y poder acceder a ellas se dará en tanto se cumplan determinadas exigencias, las estrategias diseñadas para el mantenimiento de documentos de archivo digitales, entre otras incluyen: que se delimite la responsabilidad, que el archivista a cargo del mantenimiento de los documentos de archivo digitales, en la etapa activa o semiactiva, o sea, antes que los documentos sean transferidos para la preservación a largo plazo, debe tener bien establecidas sus responsabilidades, los recursos necesarios y las actividades planificadas.

Además, en cuanto a la infraestructura, es necesario que se brinden los recursos materiales y de gestión que se requieren para el mantenimiento de los documentos, entre los que se encuentran el software, el hardware, el personal suficiente y capacitado.

Con relación a mantener, actualizar y mudar sistemas, se debe planificar el mantenimiento y la actualización tanto del software como el hardware y su sustitución si es necesario; es preciso replicar estas acciones en la infraestructura de apoyo. Para transferir información hacia nueva tecnología, es necesario que exista un plan de migración y refresco de información que tenga en cuenta la obsolescencia del equipamiento y los programas.

Referente a la protección de los ambientes de almacenamiento, las condiciones físicas deben ser las adecuadas a los efectos de reducir el deterioro, se debe tener en cuenta la temperatura, humedad, suciedad, entre otros aspectos.

En cuanto a redundancias y copias de seguridad, es necesaria la existencia de copias de seguridad en edificios alejados, el objeto es recuperar documentos en caso de siniestros o contingencias. Asimismo, es necesario tener en cuenta la seguridad informática, que se proteja la documentación de adulteraciones y accesos no autorizados.

En la legislación estudiada no se mencionan las características tecnológicas del software y del hardware, tampoco las estrategias de mantenimiento que permitirán, en el largo plazo, recuperar copias auténticas de documentos.

La preservación a largo plazo

Finalmente, constan además, entre los productos que preparó el proyecto InterPARES 2 las pautas elaboradas para el preservador, es decir, el archivista que tenga posteriormente bajo su resguardo la documentación considerada de valor permanente, quien deberá seguir ciertas directrices y adoptar estrategias de preservación.

En lo que corresponde a lineamientos se encuentran, aparte de la ya mencionada administración del marco de referencia, además, la gestión de recursos para el financiamiento, el equipamiento tecnológico y de profesionales que sean sostenibles en el tiempo.

Esto incluye, que los archivistas ofrezcan asesoramiento referido a la Cadena de Preservación, para productores de documentos, administrativos y organizaciones, y/o grupos de interés y que los documentos que se originen en instituciones archivísticas, (los que sirven de control de sus propias actividades), sirvan de ejemplo de creación, de mantenimiento y cumplimiento de los requisitos que permitan demostrar la autenticidad, lo que servirá de entrenamiento, y sumará para situarse en el rol de usuario, lo que favorecerá el mejoramiento de los procedimientos utilizados.

Además, el archivista debe redactar procedimientos de transferencia, de mantenimiento y de acceso, cuidando especialmente que los documentos de archivo digitales se conserven y distribuyan de manera tal, que satisfagan los requisitos de autenticidad; para ello, establecer controles que permitan comprobar la identidad e integridad, además inspecciones que permitan verificar una cadena de custodia ininterrumpida10; por lo que se deberán redactar y controlar las estrategias de mantenimiento e implementar ciertos controles, entre otros, que se determine quienes tendrán acceso a la gestión de documentos (producción, mantenimiento, transferencia, destrucción, entre otros aspectos).

En tanto las directrices que marca InterPARES 2 para la evaluación de documentos de archivo digitales, contempla que se evalúen en instancias tempranas del ciclo vital, a fin de conocer qué documentos deberán ser sometidos a controles y cuidados con base a dicha evaluación, además se debe llevar a cabo, periódicamente, una supervisión de estos documentos y una actualización programada de dicha evaluación.

Es de destacar que en la legislación analizada se encontró que por medio de un decreto presidencial y resoluciones ministeriales11 se aprobaron tablas de retención y se otorgó facultades a un organismo que no se especializa en gestión de documentos de archivo, como lo es la Secretaría de Modernización Administrativa, excluyendo la opinión de expertos, y dando poca participación en tales decisiones a la Institución experta en dicha protección, como lo es el Archivo General de la Nación.

Otro aspecto que es necesario en la Cadena de Preservación es que se identifiquen todos los responsables de la creación de los documentos de archivo digitales, para determinar cómo se propagan las acciones de preservación a largo plazo, que se evalúe la autenticidad y documentar dicha evaluación; entre las actividades se requiere verificar la cadena ininterrumpida de custodia, y que se ha llevado a cabo una correcta gestión de documentos, dejando constancia de dichas acciones. Conjuntamente, se necesita la identificación de todos los componentes digitales que conforman los documentos de archivo digitales, como así también, los metadatos que serán almacenados para transferir en vista a la preservación a largo plazo.

Para transferir documentos para guarda permanente, InterPARES expresa que es necesario planificar la transferencia de documentos de archivo digitales teniendo en cuenta las necesidades de los involucrados (productor y archivistas), en tanto el control que se realice sobre la transferencia debe incluir, que se delineen procedimientos para realizarla y se lleve a cabo bajo un riguroso control, verificando la autenticidad de los documentos de archivo y si corresponde la transferencia.

Sugieren los lineamientos además, que se eviten las duplicaciones al transferir, es decir, que el productor que transfiera series documentales lo haga una sola vez y que la misma quede documentada en todos los procesos que se lleven a cabo con los documentos digitales. También recomienda mantener el formato lógico más antiguo, es decir, conservando la disposición de datos con la que los documentos fueron creados, que se garantice la estructura de los archivos y los datos de control, y que serán identificables y se podrán recuperar.

Para la preservación de documentos de archivo digitales, permitiendo el acceso y su protección, plantea reglas y procedimientos tales como que la descripción archivística incluya el análisis y asiento de información referida al contexto y contenido de producción de los documentos y de su mantenimiento.

Igualmente que se identifique y detalle las restricciones y habilitaciones legales que impactan sobre los documentos, por ejemplo, lo referido a la protección de la propiedad intelectual sobre los documentos de archivo y el software usado para su producción y mantenimiento.

Además se debe probar y comprobar que la estrategia de preservación seleccionada es la adecuada o modificarla de ser necesario y mantener apropiadamente almacenados los documentos de archivo, en condiciones óptimas de temperatura, humedad.

El archivista debe facilitar el acceso, que es otro aspecto fundamental de la Cadena de Preservación, por ello InterPARES 2, recomienda que se detalle cómo se crearon los documentos, se reproducen y los requisitos técnicos para acceder a los mismos. Es necesario tener en cuenta los diferentes perfiles de usuarios que pretendan acceder a la documentación.

En un sistema de preservación confiable, el archivista debe implementar, además, una serie de estrategias12, algunas de ellas son: en cuanto a estándares, que sean ampliamente difundidos y utilizados, el uso masivo será garantía de que se actualicen constantemente. Que se utilicen formatos auto descriptivo, que indiquen funciones, estructura y el modo en que los documentos se relacionan.

Además, que haya refresco del software y del hardware, de modo de transferir los documentos de archivo digitales desde equipamientos y programas, antes que se vuelvan obsoletos, a otros más nuevos. Conjuntamente, propone que se tenga en cuenta la emulación, lo que consiste que el software y el hardware simule ser otro, vale decir que se comporte como equipamiento y programas anteriores.

En tanto la IRAM ISO 15489-2(2015) propone estrategias tales como crear copias de seguridad; la conversión, es decir, el cambio de formatos, pero argumentando que se conserve la información de manera exacta a cuando se creó y, la migración, lo que implica traspasar de un software o hardware a otro, con tecnología más actualizada y disponible.

En cualquiera de las estrategias enumeradas recomienda que se tengan en cuenta los documentos de archivo digitales y los metadatos asociados.

En resumen, los alcances de lo regulado por el corpus documental que se analizó en este estudio, no indican lineamientos de estándares como el citado OAIS, como modelo para la preservación a largo plazo y para permitir el acceso a los documentos producidos a lo largo del ciclo vital de los documentos.

Por otro lado, el estudio de lo legislado permite deducir que no existe una Cadena de Preservación que comience con una política, estrategias y una metodología que incluya procesos y procedimientos archivísticos, desde el momento de la concepción del documento de archivo digital. El archivista, quién debería participar desde dicho instante, en colaboración multidisciplinaria, con asesoramientos y una cooperación activa en la creación de documentos, no se menciona en toda la regulación de creación de documentos.

Consideraciones finales

El encuadre jurídico que ofrece el Estado argentino en pos de mantener la Cadena de Preservación de documentos de archivo digitales es escaso y/o incompleto.

Los organismos que asumieron la tutela del Patrimonio documental con el patrocinio legal vieron afectadas sus facultades y responsabilidades al superponerse sus funciones con las que se les otorgó a los encargados de modernizar el Estado y regular con relación a la gestión documental.

La figura del profesional Archivista, como partícipe necesario en todos los procesos y procedimientos mencionados, no se señala en la legislación estudiada.

Las competencias técnicas que se adquieren en las carreras de formación de archivistas no se adecuaron a la velocidad con la que se implementa y desarrolla la tecnología y, además, se legisla en materia de producción y conservación de documentos de archivo digitales, por lo que es necesario adaptar los planes de estudio, que incluyan una sólida formación en informática, que permita el trabajo interdisciplinario. Asimismo se requiere que los archivistas accedan a capacitaciones y formación de posgrado de modo de actualizar constantemente el conocimiento adquirido.

Se invita a dar continuidad a este estudio en vista a la gran cantidad de normativa nacional emitida posterior al cierre temporal del mismo y a hacer una extrapolación a las jurisdicciones provinciales, habida cuenta que han adherido de manera diversa a la legislación que propone el Estado nacional.

El archivista no debe permanecer ajeno al nuevo escenario en materia de gestión documental electrónica y se debe propiciar la cooperación e interacción con los promotores de las políticas públicas de gestión documental; además de concientizar para la protección del patrimonio, también se debe involucrar responsablemente en equipos multidisciplinarios de investigación y exigir el reconocimiento de la profesión archivística.


 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CISCRA. Centre for the International Study of Contemporary Records and Archives. Digital Records Pathways: Topics in Digital Preservation. InterPARES Project & ICA - International Council on Archives. University of British Columbia, School of Library, Archival & Informaition Studies. Recuperado en http://ciscra.org/

Decreto N° 1131. Boletín Oficial de la República Argentina. Archivo y Digitalización
de Expedientes, 31 de octubre de 2016.

Decreto N°561. Boletín Oficial de la República Argentina. Sistema de Gestión
Documental Electrónica, 7 de abril de 2016.

ICA (2005) “Documentos Electrónicos: Manual para Archiveros”. Recuperado en https://docplayer.es/3613300-Cia-ica-consejo-internacional-de-archivos-documentos-de-archivo-electronicos-manual-para-archiveros.html [2019, 15 de agosto]

InfoLEG. Información Legislativa y Documental. Ministerio de Justicia y Derechos

Humanos de la Nación. Recuperado de http://www.infoleg.gob.ar/

InterPARES – The International Research on Permanent Authentic Records in Electronic Systems. Guía del creador. Recuperado en http://www.interpares.org/ip2/guia_del_creador/guia_del_creador.html [2019, 20 de julio]

InterPARES – The International Research on Permanent Authentic Records in Electronic Systems. Guía del preservador. Recuperado en http://www.interpares.org/ip2/guia_del_preservador/guia_del_preservador.html [2019, 14 de julio]

InterPARES – The International Research on Permanent Authentic Records in Electronic Systems. Project 2. Recuperado en http://www.interpares.org/ip2/ip2_index.cfm [2019, 16 de julio]

Ley N° 15930. Boletín Oficial de la República Argentina. Archivo General de la

Nación. Funciones, 23 de noviembre de 1961.

Ley N° 25506. Boletín Oficial de la República Argentina. Firma Digital, 14 de
diciembre de 2001.

Multilingual Archival Terminology Database. Recuperado en http://www.ciscra.org/mat/mat

Norma IRAM ISO (2008) 15489- 1 Información y documentación. Gestión de documentos. Generalidades. 1era ed.

Norma IRAM ISO (2015) 15489- 2 Información y documentación. Gestión de documentos de archivo. Lineamientos. 1era ed.

Resolución E N° 32. Boletín Oficial de la República Argentina. Modificación, 7 de abril de 2017.

Resolución E N° 73 E Boletín Oficial de la República Argentina. Reglamento para el uso del Sistema de Gestión Documental Electrónica, 11 de agosto de 2017.

Resolución E N° 44. Boletín Oficial de la República Argentina. Tabla de Plazos Mínimos de Conservación y Guarda de Actuaciones Administrativas y Otros, 2 de enero de 2017.

Szlejcher, A. (2016). Protección del patrimonio documental argentino: la incidencia de la legislación sobre documentos digitales- 1ª ed. Córdoba: Corintios

UNESCO. 2003. Memoria del Mundo. Directrices para la Preservación del Patrimonio Digital. Sitio Oficial de la UNESCO. Recuperado en http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001256/125637s.pdf [2019, 16 de junio]

UNESCO. Carta para la preservación digital. Portal.unesco.org. Recuperado en http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=17721&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html. [2019, 16 de junio]


 

1 Tesis defendida el 15 de marzo de 2019 en la Facultad de Ciencias de la Gestión de UADER para la obtención del título de Licenciada en Archivología

2 Ley Nacional N° 15930/1961; Ley Nacional N° 23820/1990; Ley N° 25197/1999; Ley N° 25506/2001; Ley Nacional N° 25750/2003; Ley Nacional N° 27275/2016. Decreto Nacional N° 232/1979; Decreto Nacional N° 1571/1981; Decreto Nacional N° 209/1999; Decreto Nacional N° 2628/2002; Decreto Nacional N° 13/2015; Decreto Nacional N°13/2016; Decreto Nacional N° 434/2016; Decreto Nacional N°561/2016; Decreto Nacional
N° 1063/2016; Decreto Nacional N°1131/2016; Decreto Nacional N° 1273/2016; Decreto Nacional N°
336/2017. Resolución de Secretaría de Modernización Administrativa N°44/2016; Resolución de
Secretaría de Modernización Administrativa N°6/2017; Resolución de Modernización Administrativa
N°32/2017; Resolución de Modernización Administrativa N° 73/2017.

3 Este proyecto surge en 1999 es sucesor del Proyecto UBC o “La preservación de la integridad de los Documentos de Archivo Electrónicos” a cargo de Luciana Duranti y Terry Eastwood, el que funcionó con motivo de las preocupaciones que existían en personas físicas y jurídicas por el nuevo modo de producir e intercambiar información en medios de almacenamientos digitales. El mismo se desarrolló en varias fases, y cada fase contribuye con aportes propios. El Proyecto InterPARES abarca el período 1999-2019.

4 http://www.interpares.org/ip2/ip2_terminology_db.cfm

5 Open Archival Information System, en adelante OAIS

6 La versión española es UNE ISO 14721: 2015 disponible en https://www.une.org/encuentra-tu-norma/busca-tu-norma/norma/?c=N0055413 consultado 13/8/2019

7 Por Resolución N° E 73/2017 de Modernización del Estado

8 En la Argentina están protegidos por Ley Nacional 25326/2000 de Protección de los Datos Personales.

9 De acuerdo a la vigente Ley Nacional 15930/1961, artículo 16, el plazo para transferir al Archivo General de la Nación es de 30 años; el anexo II de la Resolución E N° 44/2016 de Secretaría de Modernización Administrativa estipula en el Repositorio Único de Documentos Oficiales por VEINTICUATRO (24) meses.

10 Lo que significa que el documento de archivo digital siempre estuvo al cuidado de expertos y sometido a controles rigurosos, lo que permite verificar que no se han adulterado.

11 El Decreto Nacional 1131/2016, y de la Secretaría de Modernización Administrativa la Resolución E N° 44/2016 y la Resolución 32/2017.

12 La guía del preservador elaborada por InterPARES incluye 12 estrategias para la preservación a largo plazo que pueden utilizarse de acuerdo a las necesidades.

Publicado el: 12/10/2019 / Leido: 88 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios