Aquel día el Papa Francisco acabó afeitando a Borges en un hotel

Publicado el: 18/01/2018 / Leido: 3502 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Aquel día el Papa Francisco acabó afeitando a Borges en un hotel

 
 

 

Recordamos la extraña relación entre Jorge Bergoglio y Jorge Luis Borges, que acudió a la escuela donde el ahora Papa ejercía como profesor de literatura

EUDALD ESPLUGA

17 ENERO 2018 14:05

Jorge Luis Borges se equivocó. El 7 de octubre de 1965 escribió un prólogo para Cuentos Originales, un libro de relatos escritos por los alumnos del Colegio La Inmaculada Concepción, en el que profetizaba: "es verosímil que alguno de los ocho escritores que aquí se inician llegue a la fama y, entonces, los bibliófilos buscarán este breve volumen en busca de tal o cual firma". Borges se equivocó porque los bibliófilos no volverían al libro para hablar de los jóvenes alumnos, sino del profesor que había inspirado la publicación: Jorge Bergoglio, el Papa.

Con el motivo de la visita del Jefe de Estado del Vaticano a Chile, el periodista Baltasar Daza acaba de recuperar para La Tercera esta curiosa anécdota. Por aquel entonces, el Papa Francisco todavía no había sido ordenado sacerdote. Ejercía como profesor de literatura en la escuela jesuita. Contaba con apenas 29 años y sus alumnos le conocían como "carucha", por su "cara de nene". En agosto de 1965, quiso sorprenderlos, y consiguió que toda una institución de las letras argentinas como era Jorge Luis Borges visitara la escuela: "les traigo al escritor que no necesita presentación".

El mismo Papa Francisco explica que "como ejercicio literario les pedía que escribieran cuentos; me impresionó su capacidad narrativa." Lo cuenta en el prólogo que escribió para De la edad feliz, libro publicado por Jorge Milia, periodista y ex alumno de Bergoglio. "De los cuentos escritos seleccioné algunos y los escuchó Borges. Él también quedó impactado y alentó la publicación; además, quiso prologarla."


 

Los tres Jorges: Bergoglio, González Manent y Borges

Sin embargo, la escena que marcó el encuentro se produjo antes de que Borges llegara a la escuela. Como relató para la BBC Jorge González Manent —el tercer Jorge de la única que foto que se conserva del encuentro entre el joven profesor y el autor de El Aleph—, cuando fueron a buscar al escritor al hotel en el que se hospedaba, Bergoglio tardó mucho rato en ir a buscarlo a la habitación, "más de lo que se supone para ir a un tercer piso".

"Cuando vienen, yo disimuladamente le hago el gesto de '¿qué pasó?' —porque algo había pasado— y Jorge también disimuladamente me dice: 'el viejo me pidió que lo afeitara'. Y ese había sido el motivo de la tardanza".

Borges escribió una vez que llamamos azar a nuestra ignorancia de la compleja maquinaria de la causalidad. Para este encuentro, la tesis sigue siendo válida: desconocemos qué determinismo (material o divino) propició esta fantástica anécdota; pero lo que está claro es que el vehículo terrenal que la hizo posible fue la pasión que el ahora Papa Francisco sentía —y sigue sintiendo— por la literatura del escritor argentino.

 

Publicado el: 18/01/2018 / Leido: 3502 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios