El profesional necesario. Apuesta para la modernización del perfil

Publicado el: 23/02/2013 / Leido: 3717 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:

Fuente:http://www.agenciadenoticias.luz.edu.ve

Escuela de Bibliotecología y Archivología apuesta por modernizar su perfil

Luego de atravesar el umbral de la transformación curricular, evalúan la efectividad del cambio y aspiran a actualizar el nombre de su carrera


Roberto Torres Luzardo

Desde que los primeros repositorios públicos de libros se erigieron en las ciudades, hasta los tiempos actuales –donde una biblioteca de miles de ejemplares puede caber en la palma de la mano–, la realidad de quienes sirven como intermediarios entre la sociedad y el conocimiento del mundo ha cambiado drásticamente.

 

 

De cara a la necesidad de actualizar y refrescar la formación que en LUZ se imparte, la Escuela de Bibliotecología y Archivología está evaluando los resultados del primer semestre que sus estudiantes cursan bajo las especificaciones de la nueva malla curricular. 


Este nuevo esquema fue el resultado de un proceso de reforma que tiene sus bases en 2006. La profesora Militza Bracho, directora de la escuela, recuerda que un encuentro entre profesores sirvió para sentar bases hacia el cambio. “No fue sino hasta 2008 que aplicamos las observaciones que se hicieron desde el Consejo de Pregrado, y a mediados de 2012 se aprobó el nuevo diseño curricular”, recuerda.


Bracho informó que se ha entrado en una fase de evaluación del nuevo esquema que, entre otras modificaciones, lleva la duración de la carrera a cuatro años, según las indicaciones de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu) y la Facultad de Humanidades y Educación (FHE).  
Todo este cambio nos llevó a repensar todo. Ya veníamos trabajando en un cambio de denominación de la licenciatura, pero el primer paso era cambiar y renovar el perfil de la carrera, explica. 
Para la docente, se ha creado una expectativa luego del cambio de diseño curricular: que se abra la posibilidad de poder otorgar un título diferente a los egresados de la escuela, ya que las competencias que se desarrollan apuntan hacia un perfil profesional diferente. “Debemos buscar un título que esté acorde con las nuevas demandas mundiales”, afirma.


El profesional necesario


Johann Pirela es el profesor que lleva las riendas del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología del Conocimiento, único centro de investigación adscrito a la Escuela y fundado en 2009.  Su experiencia en la transformación curricular lo lleva a explicar que el currículo por competencias se acerca a las verdaderas necesidades de la sociedad. 


“Se piensa que este enfoque tiene que ver solamente con el lado práctico, porque surgió del ámbito empresarial, pero no es así. En la Universidad asumimos que el enfoque revaloriza la formación integral del estudiante, para reforzar su compromiso ético y social”, explica. 


El cambio de la malla curricular, apunta, es solo un elemento de la transformación curricular, pero lo primero que debía modificarse era el perfil del profesional que aspira a lograrse, para luego comprobar si se ajusta a lo que necesita la sociedad. “Hay espacios sociales en los que la función eficiente del bibliotecólogo es sumamente importante, como en las bibliotecas comunitarias y escolares”. 


El profesor explica que, ante la necesidad de fomentar la sociedad del conocimiento, estos espacios se convierten en herramientas esenciales para formar a lectores críticos. 


Un factor esencial para diagnosticar la urgencia del cambio curricular fue la llegada del servicio comunitario en 2008. “Pudimos notar que hay un vacío en la formación de nuestros muchachos que no se estaba atendiendo, sobre todo en el aspecto del bibliotecólogo como servidor público”. Pirela resalta la importancia que tiene el bibliotecólogo como gestor del proceso de apropiación del vasto cúmulo de información hallado en Internet.

¿Ciencias de la información?

 

El caudal de internet
El copioso caudal de datos que representa la Internet y sus plataformas hace evidente la necesidad de profesionales aptos para enfrentar la necesidad creciente de información y es a ese perfil al que apunta la Escuela.


La palabra “biblioteca”, tras la universalización de las tecnologías digitales, ha trascendido los repositorios de libros que fomentaron las primeras civilizaciones. Con esa transformación, la profesión que lleva este título también ha debido actualizarse y refrescarse con el pasar de los años, y es esa la intención desde la Escuela de Bibliotecología y Archivología.


La mayoría de las universidades europeas ya han dejado atrás el nombre de la “Bibliotecología” por el de “Ciencias de la Documentación e Información”. En América Latina, según explica Pirela, hay una variedad de nombres que se le dan a esta rama de la ciencia, pero uno de los términos más aceptados es el de Ciencia de la Información. 


“En este contexto, decir que formaremos a los ciudadanos para que usen la información para resolver problemas y construir conocimientos científicos, nos lleva a plantear que nuestros profesionales deben permear todas las organizaciones y espacios sociales”, afirma el profesor.

 

 

 

Publicado el: 23/02/2013 / Leido: 3717 veces / Comentarios: 0 / Archivos Adjuntos: 0

Compartir:
Dejar comentario

Comentarios